Cómo tiene que ser tu dieta.

  • Variada en alimentos para asegurar el aporte adecuado de nutrientes.
  • Repartida en 5 comidas diarias: desayuno completo, almuerzo, comida, merienda y cena ligera.
    Proporcionada en aporte calórico (reparto de hidratos de carbono, grasas y proteínas).
  • Suficiente en líquidos: al menos un litro y medio al día, preferentemente agua (zumos, sopas, infusiones,
    etc., incluidos).
  • Adecuada en energía para lograr balance calórico: que aporte las calorías que gasta tu organismo, tu
    metabolismo basal (según edad, peso, sexo) y tu actividad física.

Bases de la dieta mediterránea:

  • Platos basados en productos frescos y ricos en fibra: frutas, verduras y hortalizas, cereales, legumbres
    y frutos secos.
  • Cocina sencilla a base de alimentos a la plancha, al vapor, asados y hervidos, así como aderezados con hierbas aromáticas, frutos secos, cebolla, ajo y cítricos como naranjas y limones.
  • Las principales fuentes de energía son el pan y la pasta como hidratos de carbono, el aceite de oliva
    como grasa, y el pescado y las aves como alimentos proteicos.
  • Las cantidades en las comidas son moderadas, tanto en alimentos como en vino (un vasito).
Salud Seguros Nutricion
  • Además, el estilo de vida mediterráneo conserva costumbres saludables, favorecidas por un clima
    benigno, como:
  • Comer con tranquilidad, en familia y alrededor de una mesa.
  • Sobremesa y, si es posible, una siesta corta (20 minutos).
  • Realizar actividad física y tomar el sol con moderación.
Dieta mediterránea
Nutrición Salud Seguros

En nuestro entorno, la alimentación equilibrada y saludable es la dieta mediterránea.

La dieta mediterránea forma parte del estilo de vida saludable propio de los pueblos de la cuenca
mediterránea y aporta grandes beneficios a la salud. De hecho, en países del área mediterránea hay
mayor esperanza de vida y menos enfermedades cardiovasculares y degenerativas.