¿Tienes dolores de espalda?

 

Cuida tu postura en el dia es realmente importante y aunque muchas veces no notes ningún malestar, puede llegar a ser un problema en el futuro. Pero si tomas las medidas correspondientes…. conseguirás estar como “Roble”.


Adopta posturas correctas y realiza los movimientos y esfuerzos con la menor carga posible para tu espalda


Adecua tu entorno de trabajo a la tarea que realizas. Por ejemplo, si estás en una oficina, utiliza una silla confortable y regulable, una mesa, ordenador y teclado adecuados, y ten tu material de trabajo a tu alcance


Si teletrabajas, dedica un espacio de tu casa para trabajar, utiliza una silla con respaldo que permita tener la espalda apoyada y los pies en el suelo, y una mesa donde puedas apoyar los antebrazos, tener la pantalla del ordenador a la altura de los ojos y el material de trabajo a tu alcance.

Recuerda, es importante: levántate y muévete durante un par de minutos cada hora.
Mantén tu espalda sana y fuerte realizando ejercicios para fortalecerla.
Adapta tu entorno de trabajo
Realiza ejercicio habitualmente
Mantén la espalda erguida y con la pelvis en posición neutra.

Ejercicio aeróbico moderado tipo caminar, durante 30 minutos 5 días a la semana (o 1 hora 3 días a la semana) y si lo realizas en casa: rescata la bicicleta estática, camina, salta o baila. Prueba a hacer clases virtuales a través de alguna plataforma online.
Realiza ejercicios de tonificación de espalda y abdomen 2 veces por semana. Y si lo realizas en casa, haz ejercicios de
abdominales, sentadillas y flexiones.
Ten la espalda apoyada y levántate con ella recta.
Flexiona las rodillas con la espalda recta.

 


Cuidar de tu espalda es importante. Sostiene tu cuerpo, permite realizar tus movimientos cotidianos y
protege tu médula espinal.
El dolor de espalda es frecuente, afecta al 80% de las personas al menos una vez en la vida. En España es
una de las principales causas de baja laboral.
Las causas más frecuentes del dolor de espalda son: posturas incorrectas, levantar peso de forma inadecuada,
sedentarismo, falta de tono muscular, sobrepeso, tabaquismo, traumatismos…